mobile.mensajerodelapalabra.com :: Para uso personal solamente. Prohibida su reproducción total o parcial sin la autorización de autor.

mobile.mensajerodelapalabra.com

 

¿Puede un cristiano desarrollar una vida cristiana avivada?

¿Puede un cristiano desarrollar una vida cristiana avivada?

1.- Lectura Bíblica: 1 Pedro 3:4; Efesios 4: 22- 24.

2.- Versículo para memorizar:

”... por medio de las cuales nos ha dado preciosas y grandísimas promesas, para que por ellas llegaseis a ser participantes de la naturaleza divina, habiendo huido de la corrupción que hay en el mundo a causa de la concupiscencia...” (2 Pedro 1: 4| RV 60)

3.- Reflexión en la Palabra de Dios:

¿Sabía usted que en el Nuevo Testamento no se insiste en que debemos hacer grandes esfuerzos para alcanzar la santidad?

En absoluto. De lo que sí leemos una y otra vez, es sobre la necesidad de rendir nuestras vidas a Jesucristo. Él en su condición de Salvador y Dios, nos permite lograr la victoria sobre el pecado.

El apóstol Pedro escribiendo a las mujeres cristianas del primer siglo, advierte que el Señor valora un corazón dispuesto. Dice que lo relevante no es el adorno externo:

“Vuestro atavío no sea el externo de peinados ostentosos, de adornos de oro o de vestidos lujosos, sino el interno, el del corazón, en el incorruptible ornato de un espíritu afable y apacible, que es de grande estima delante de Dios.” (1 Pedro 3: 3, 4 | RV 60)

¿Aplica solamente a las mujeres? No. También a nosotros los varones y, en general, al pueblo de Dios.

Es gracias a la obra redentora del Señor Jesús en la cruz, que llegamos a “...ser participantes de la naturaleza divina…” (2 Pedro 1: 4 | RV 60)

No nos ubicamos en el nivel de santidad por nuestros propios esfuerzos, sino mediante la gracia de Dios. Es posible porque nos ama y perdonó nuestros pecados.

El apóstol Pablo comparte cuatro poderosos secretos para ayudarnos en el proceso, como podemos leer en Efesios 4: 22-24:
  • Despojarnos del viejo hombre.
  • Renunciar a los deseos engañosos.
  • Renovar nuestra forma de pensar.
  • Vestirnos del nuevo hombre, creado según Dios.
¿Se da cuenta? No avanzamos a un mayor  nivel esforzándonos, sino dependiendo de Dios. Por ese motivo, debemos caminar de Su mano, ya que con Él podemos tener victoria sobre el pecado.

Jamás pierda de vista el hecho de que fuimos concebidos por el Señor para ser bendecidos y experimentar la realización plena en todas las áreas de nuestra existencia.

No luche en sus fuerzas, ríndase a Jesucristo y comprobará los resultados. Ábrale las puertas de su corazón.

4.- Preguntas para el crecimiento personal y espiritual:

a.- ¿Soy de aquellos que se esfuerzan para poder lograr la aceptación de Dios?

b.- ¿Soy consciente de que soy salvo por gracia y no por obras?

c.- ¿Reconozco que mis pecados fueron perdonados gracias a la obra redentora de Jesús en la cruz?

En adelante reconoceré la gracia inmerecida de Dios al perdonar mis pecados por amor y no por mis obras.


Léanos en bosquejosparasermones.comLéanos en familiassolidas.comLéanos en devocionales.comLéanos en miiglesia.com

IBM-Anuncio